A continuación les damos algunos consejos prácticos, que recomendamos tener en cuenta dado que, los plazos para realizar reclamaciones por defectos de construcción, con la actual normativa se han limitado, y el tiempo que pasa entre la decisión de entablar acciones judiciales y en recabar toda la documentación incluido un informe pericial, hace que, si no se cumplen los plazos a la hora de interponer reclamación judicial, la responsabilidad haya prescrito.

La normativa aplicable que es la L.O.E. (Ley de Ordenación de la Edificación), y establece una serie de plazos de responsabilidad en períodos de uno, tres y diez años, que empieza a contar desde el día de la firma del ACTA de recepción de la obra.

El Acta de recepción es el documento que certifica la recepción de la obra por parte del Promotor del Constructor, esto es muy importante, puesto que, el plazo para pedir responsabilidades, no es desde que el comprador adquiere la vivienda a la Promotora, sino desde que la Constructora entrega la obra a la Promotora, este dato es por tanto de capital importancia.

El constructor debe responder durante el primer año, por los daños materiales derivados de una deficiente ejecución; todos los agentes que intervienen en el proceso deben responder durante tres años, por los daños materiales del edificio causados por vicios o defectos que afecten a la habitabilidad y durante diez años, por los que afecten a la seguridad estructural del edificio.

El plazo de prescripción de las acciones para exigir responsabilidades es de dos años.

Es muy importante tener en cuenta que estos desperfectos pueden estar localizados en la vivienda particular o en la zona común del edificio, como el portal o escaleras, llegado el caso habrá que estudiar entablar una reclamación particular o colectiva, puesto que, en todo caso si el desperfecto se produce en la zona común es muy probable que acabe afectando a la vivienda particular o que el mismo problema lo tengan otros propietarios de las viviendas del edificio o urbanización.

PLAZOS DE RESPONSABILIDAD Y GARANTÍA

1 Año para los acabados estéticos y materiales,

3 Años para los vicios que afecten a la habitabilidad, seguridad o funcionalidad del edificio

10 Años para elementos estructurales del edificio y que puedan comprometer la resistencia mecánica o estabilidad del edificio

Este último caso es muy importante hacer un estudio en detalle del estado del edificio puesto que si el problema es importante podría ocasionar importantes consecuencias y para evitar males mayores cuando antes se ponga en manos de expertos, se evitaran se agraven los problemas.

Dado a nuestra experiencia en estos asuntos junto con nuestros colaboradores hemos detectado que, como norma general en este tipo de litigios, el argumento común por parte del promotor, constructor, y arquitectos, es que los desperfectos son producidos debido a que no se ha hecho el adecuado mantenimiento del inmueble, según establece el Libro del Edificio.

Por tanto, dentro de las funciones que tenemos como Administradores de Fincas que somos, y así lo establece la Ley de Propiedad Horizontal, es el deber de tomar en serio y procurar el adecuado mantenimiento del inmueble, con rigor, profesionalidad y haciendo caso de sus recomendaciones, para acreditar en su momento, que se ha llevado a cabo dicho mantenimiento por la empresas debidamente acreditadas para ello y llevando el correcto apunte en dicho libro de mantenimiento del Edificio, puesto que será prueba de capital importancia para defender los intereses de nuestros clientes en sede judicial.

Por último, en el caso de que nos encontremos con defectos en viviendas que tienen agotados los plazos de garantías anteriormente citadas, nos quedaría una última alternativa que es la de la responsabilidad contractual del promotor - vendedor, que se prolonga durante los 15 años posteriores a la venta, aunque esta vía tiene inconvenientes y el éxito no está garantizado, de cualquier modo expónganos su caso y le daremos nuestra opinión.

Solicitar Presupuesto   Solicitud de Información